Moderna hidroterapia atiende a su primer paciente en hospital de lautaro

Se trata de una trotadora acuática cuenta con paneles de vidrio templado, cerrado hermético y pantalla táctil, lo que permite la rehabilitación kinésica más completa de la provincia.

Este moderno equipamiento cuenta con paneles de vidrio termo templado y cerrado hermético, que entregan calidad y seguridad al paciente y una pantalla táctil que permite el manejo y control de esta moderna trotadora acuática.

La Jefa de Servicio de Kinesiología Medicina Física y Rehabilitación del Hospital de Lautaro, Susana Jaramillo, señala que la hidrofisioterapia permite el tratamiento de pacientes que requieran rehabilitación de marcha, con “muchas posibilidades y efectos terapéuticos a través de las propiedades de este equipo. Una de ellas es la hidroterapia, asociada a la rehabilitación de la marcha y, la temperatura del agua que produce un efecto térmico: relajación muscular y sedación del dolor”.

Esta terapia es completaría al tratamiento kinesiológico e interdisciplinario que realiza el equipo de Medicina Física y Rehabilitación compuesto por cuatro kinesiólogos, una fonoaudióloga, una Terapeuta Ocupacional, una Fisiatra y un Médico General.

El primer paciente tratado con la hidrofisioterapia fue Iván LLoncon, de 33 años quien llegó al Servicio de Medicina Física y Rehabilitación, luego de haber sufrido una fractura expuesta de tibia y peroné, jugando fútbol. “Primero fui operado en el Hospital Hernán Henríquez, luego llegué a mi rehabilitación a través de una derivación”, comenta Iván al llegar hasta las dependencias del hospital de Lautaro.

Una vez terminada su primera sesión en la trotadora acuática relata su sensación de alivio destacando que “es muy bueno para todos que exista este tipo de tecnología en el hospital, los ejercicios que me pidió el kinesiólogo en el agua no causan dolor, es más fácil caminar y hacer la rutina adentro, la temperatura del agua también es buena, los músculos se relajan. Así lo sentí”.

El Kinesiólogo del servicio de medicina física y rehabilitación, Nicolás Orozco explica que “dentro de las características, mas importantes a beneficio de los pacientes se encuentran: El nivel de agua, el uso de la trotadora hacia adelante con una velocidad para los primeros pasos, que también puede ir hacia atrás, además posee unos chorros de agua que pueden estar dirigidos a favor de la marcha o en contra para usarlos como resistencia”.

Este tipo de tratamiento está indicado para personas mayores de 12 años, con una estatura superior al metro y cuarenta centímetros y no es apto para personas que posean mucha inestabilidad. Dentro del cubo de tratamiento posee una capacidad de mil 200 litros de agua temperada, que puede ser regulada dependiendo del uso terapéutico y va desde los 25 a los 32 grados Celsius.

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *